przejdz do zawartosci

up

Buscar




tamaño del tipo A A A

Protección de los derechos humanos

LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN POLONIA

La democratización de la vida política y social en consecuencia de los cambios del año 1989, permitió a Polonia una plena aceptación de las normas internacionales en el ámbito de la protección de los derechos humanos.   
 
La ratificación de varios convenios y la aceptación de procedimientos internacionales de control han sido resultado de estos cambios. Las acciones de respeto de las leyes y de los derechos humanos, siendo a la vez una autenticación de la democracia, supusieron un paso importante en el camino hacia el Consejo de Europa, la OTAN y a la Unión Europea.

Polonia, uno de los autores del Acta Final de CSCE

La idea de convocar la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (desde 1995: Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) nació en los años sesenta como un intento de superar y debilitar la rivalidad política y militar entre los países del Pacto de Varsovia y la OTAN. Polonia fue uno de los iniciadores de esa reunión: en el foro de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 14 de diciembre de 1964, el Ministro de Asuntos Exteriores, Adam Rapacki, propuso organizar una conferencia paneuropea sobre la seguridad y la cooperación. El Acta Final de la CSCE estableció los marcos de la cooperación pacífica de los países "desde Vancouver hasta Vladivostok". La realización de las decisiones del Acta y una activa participación en el foro de la OSCE se han convertido en uno de los pillares de la política exterior de Polonia.


Comienzo de la actividad de organizaciones cívicas

La acprobación del Acta Final de la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea contribuyó a la aparición en los entonces países socialistas de organizaciones y movimientos cívicos que actuaban en pro de los derechos humanos. Una de estas organizaciones fue el Comité de Defensa de los Trabajadores (Komitet Obrony Robotników - KOR), surgido como reacción a las represalias de las autoridades hacia los participantes de la protesta obrera en junio de 1976. El papel principal del KOR fue el apoyo financiero y jurídico a los trabajadores perseguidos. Una vez liberados éstos en 1977, KOR se convirtió en Comité de Autodefensa Social "KOR" (Komitet Samoobrony Społecznej "KOR"). Otro grupo de oposición fue el Movimiento de Defensa de los Derechos Humanos y Civiles (Ruch Obrony Praw Człowieka i Obywatela - ROPCiO) que actuó entre 1977 y 1981. Este movimiento vió la posibilidad de llevar a cabo sus objetivos mediante el cambio del sistema, aspirando a la constitución de un Estado de Derecho e independización de Polonia de la URSS. De las organizaciones surgidas en aquel entonces en la actualidad sigue funcionando el Comité de Helsinki en Polonia que, desde su fundación en 1982, controla el acatamiento de los derechos humanos y libertades fundamentales, garantizadas en los convenios internacionales suscritos por Polonia y documentos de CSCE/OSCE. El Comité es miembro de la Federación Internacional para el Respeto de los Derechos Humanos de Helsinki con sede en Viena.
El empeoramiento de la situación política y económica del país a finales de los setenta causó, entre otras cosas, la fundación de Sindicatos Libres por los militantes de la oposición. En efecto de una huelga dirigida por los sindicatos en los Astilleros de Gdańsk, en 1980, se fundó, con consentimiento de las autoridades, el Sindicato Independiente y Autogestionario "Solidaridad" (Niezależny Samorzadny Zwiazek Zawodowy "Solidarność"). Muy pronto "Solidaridad" se convirtió en un movimiento masivo con una afiliación de 10 millones de personas.   
  
La ley marcial, impuesta en Polonia en diciembre de 1981, frenó la actividad oficial de las organizaciones cívicas y obreras, forzándolas a actuar en la clandestinidad en favor de los derechos humanos. El Premio Nobel de la Paz concedido a Lech Walesa, líder de "Solidaridad" que luego sería presidente de la República de Polonia, fue prueba de reconocimiento de la actividad de la oposición democrática en Polonia por la comunidad internacional. La Iglesia Católica desempeña un importante papel en el campo de la defensa de los derechos humanos y civiles. Durante la ley marcial existió, fundado aún por la iniciativa del Cardenal Stefan Wyszynski, el Comité de Ayuda del Primado
a los Privados de Libertad y a Sus Familias (Prymasowski Komitet Pomocy Pozbawionym Wolności i Ich Rodzinom). Muchos representantes del mundo de la cultura tomaron parte en su actividad caritativa.


Constitución de la República de Polonia: fundamento de la libertad y de derechos humanos y civiles

La República de Polonia garantiza a sus ciudadanos el respeto de los derechos humanos y civiles. Tales garantías se encuentran también en actos jurídicos de los cuales el más importante es la Constitución de la República de Polonia, promulgada en 1997. De acuerdo con la Constitución "la dignidad humana siendo innata y persistente, constituye una fuente de libertad y de derechos humanos y civiles. Es inalterable y su respeto y protección es un deber de las autoridades públicas" (Art. 30). La Constitución de la República de Polonia garantiza también a los ciudadanos pertenecientes a las minorías nacionales y étnicas "la libertad de mantener y desarrollar su idioma, mantener sus costumbres y tradiciones y el desarrollo de su cultura" (Art. 35).


Órganos del Estado que velan por el respeto de los derechos humanos

En Polonia se actúa consecuentemente con el fin de formar una sociedad cívica. Dos de sus elementos más importantes son las actividades de las autoridades conforme con la ley y el funcionamiento de organismos que garantizan el respeto de los derechos humanos y civiles.   
   
El Parlamento polaco es sensible a la cuestión de la protección de los derechos humanos. Prueba de ello son las actividades que está llevando a cabo. La Comisión de Justicia y Derechos Humanos de la Dieta se ocupa de la observancia de la ley y los derechos humanos. A través de la Dieta, con aprobación del Senado, se nombra al Defensor del Pueblo: órgano constitucional que vela por la protección de derechos y libertades fundamentales, garantizados en la Constitución y otras leyes. El Defensor del Pueblo posee amplias competencias y dispone de recursos que le posibilitan una actuación eficaz en favor de cada ciudadano cuyos derechos sean violados de algún modo. El Tribunal Constitucional vela por la regularidad de las leyes promulgadas en Polonia, así como su conformidad con los convenios internacionales, ratificados por el Estado polaco. Asimismo es un órgano al que cada ciudadano "cuyas libertades o derechos constitucionales fueran violados", según el artículo 79 de la Constitución de la República de Polonia, tiene derecho a cursar una queja constitucional. También los tribunales - libres e independientes- garantizan el respeto los derechos humanos y civiles.


Organizaciones no gubernamentales (ONGs)

El año 1989 fue un momento decisivo para todas las organizaciones no gubernamentales que se vigilan la impelmentación de los derechos. Entonces se fundó la delegación polaca de Amnistía Internacional. Ese mismo año también empezó a funcionar la Fundación de Helsinki de Derechos Humanos, instituto independiente de educación e investigación. Actualmente la Fundación de Helsinki es una de las organizaciones no gubernamentales más profesionales y con mayor experiencia en el ámbito de los derechos humanos que desarolla su actividad no solo en Polonia pero en toda Europa

Actividad en el campo internacional

Polonia, como miembro fundador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ya antes de 1989, ratificó gran parte de los convenios internacionales referentes a la protección de los derechos humanos. Sin embargo, justamente la recuperación de la democracia permitió el pleno reconocimiento de estos derechos al nivel internacional, imposible en la época comunista, puesto que éstos fueron considerados como asunto interno del país. Polonia ratificó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que integran los Pactos de los Derechos Humanos de la ONU. Entre las convenciones de los derechos humanos contempladas en el sistema de las Naciones Unidas merece la atención el hecho de que dos de ellas - la "Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad" y la "Convención sobre los Derechos del Niño"- fueron elaboradas por iniciativa de Polonia. Su admisión por la comunidad internacional merece ser reconocida como un éxito de la diplomacia polaca. En 2002, por segunda vez, se  confió la presidencia de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU a un representante de Polonia. Este hecho demuestra el reconocimiento al nivel internacional de la actividad de Polonia y su contribución a la protección de los derechos humanos durante los últimos 10 años.
El sistema más avanzado de protección de los derechos humanos dedicado a normas y estándares fue creado en el marco del Consejo de Europa. Polonia se hizo miembro de esta organización en 1991, tras cumplir tres requisitos estatutarios: introducción de una democracia representativa y pluralista, observancia de la legalidad y respeto a los derechos humanos. Junto con el acceso oficial al Consejo de Europa Polonia aceptó la "Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales", y reconoció a continuación las competencias de la Comisión Europea de los Derechos Humanos y del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. Estos hechos significaron que Polonia aceptó todo el sistema de convenciones con sus altos estándares de control y la jurisprudencia de la Comisión Europea y del Tribunal de los Derechos Humanos. Además, Polonia firmó la "Convención Europea Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes" y la "Carta Social Europea". La ratificación de la "Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales" dio a los ciudadanos polacos pleno derecho a presentar quejas individuales ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.
Polonia es también miembro de numerosas organizaciones regionales o subregionales. Como miembro de CSCE/OSCE aceptó todas las decisiones emergentes de los documentos del ámbito de la dimensión humana, referentes a los principios de la democracia, legalidad y derechos humanos. Desde 1991, Polonia participa en los cometidos de la Iniciativa Centroeuropea, en cuyo marco toma parte en el grupo de trabajo sobre minorías. Polonia firmó el instrumento de protección de las minorías nacionales de la Iniciativa, elaborado en 1994. Polonia participa también activamente en las acciones del grupo de trabajo sobre el apoyo a las instituciones democráticas, convocado por el Consejo de los Países del Mar Báltico. En 1994, se creó además el órgano del Comisario de las Instituciones Democráticas y Derechos Humanos, entre ellos, Derechos de Personas Pertenecientes a las Minorías Nacionales.
La participación en las actividades de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dio lugar a la ratificación por Polonia de todas las convenciones, consideradas como la espina dorsal de la protección de los derechos humanos. Entre ellas se encontraron la "Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación", "Convenio sobre la abolición del trabajo forzoso" y el "Convenio relativo a la discriminación en materia de empleo y ocupación".
En el marco de la UNESCO Polonia ratificó una de sus básicas convenciones referentes a la protección de los derechos humanos: la "Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza".

Participación de Polonia en el proceso de resolución del conflicto balcánico

Entre 1992 y 1995, Tadeusz Mazowiecki, primer Jefe de Gobierno no comunista de Polonia después de la Segunda Guerra Mundial, fue designado Relator Especial de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU en Bosnia. Sus informes desvelaron la trágica verdad sobre la situación de la población civil cuyos derechos fueron violados durante la Guerra Balcánica. En 1995, después de una brutal pacificación de la localidad de Srebrenica, Mazowiecki se negó a "una participación fingida en el proceso de protección de los derechos humanos" y dimitió. El hecho de presentar su candidatura al Premio Nobel de la Paz testimonia el aprecio de la comunidad internacional hacia la inestimable labor en pro de los derechos humanos llevada a cabo por Tadeusz Mazowiecki.
Marek Antoni Nowicki, desde el año 2000, ejerce la función del Defensor Internacional de los Derechos Humanos en Kosovo. Es uno de los máximos representantes de la comunidad internacional, cuya función se centra en la estabilización de esta región, siendo a su vez la institución más importante en el campo de los derechos humanos. Es cofundador del Comité de Helsinki en Polonia y antiguo miembro de la Comisión Europea de los Derechos Humanos de Estrasburgo . Entre las tareas del Defensor del pueblo  en Kosovo se encuentraba la obligación de proteger los derechos y las libertades de todos los habitantes de la región.

Recomendar a un amigo | Versión para imprimir